Entrevista | Rodrigo Sorogoyen y Javier Pereira | 'Stockholm'


El próximo viernes se estrena en 26 salas españolas una de las películas más interesantes del panorama cinematográfico nacional: Stockholm, una cinta romántica, rodada alejada de los modelos de financiación clásicos y protagonizada por unos brillantes Javier Pereira y Aura Garrido, que rompe con los estereotipos del género para crear un relato que muestra las luces y las sombras de una, breve pero intensa, historia de amor. Fue la triunfadora moral del pasado Festival de Málaga, obteniendo tres biznagas (Mejor Actriz, Mejor Guión y Mejor Dirección), y llega dispuesta a poner patas arriba el cine español.

Tuvimos la suerte de poder entrevistar en exclusiva a Rodrigo Sorogoyen y Javier Pereira, director y protagonista de la cinta, durante su paso por la sección Spanish Cinema de la pasada Seminci de Valladolid. Esto fue lo que nos contaron:

Puede parecer una pregunta obvia pero, ¿es Stockholm una historia de amor?

Rodrigo Sorogoyen: Pues sí, yo creo que es una historia de muchas cosas, pero siempre he pensado que, ante todo, sí es una historia de amor, una historia de amor entre un hombre y una mujer, entre dos personas. Hemos intentado resumir en una noche, en una experiencia corta en el tiempo, una relación, no todo lo que ocurre en una relación pero sí las principales fuerzas. Hablamos de que el amor puede venir de sorpresa, inesperado o ser amor a primera vista como parece ser en la película, pero también de esa convivencia, de qué hay después, de qué le puede ocurrir a una pareja. Y sobre todo, algo de lo que yo quería hablar era de la violencia que puede llegar a haber en las relaciones y, por lo tanto, también en las historias de amor.

Javier, como la películas y como el personaje de Aura, tu personaje desvela muchas caras a lo largo del film: ¿cómo afrontaste un papel tan ambiguo y tan cambiante?

Javier Pereira: Uno de los miedos era que el personaje pudiese caer mal. En muchos momentos puede caer mal pero también intentamos que empatizase con el público para que no fuera un cabrón y punto. Trabajamos en dos líneas, lo bueno de los dos personajes es que tienen dos caras. Una era la que mostrarían si estuvieran solos y otra la que muestran cuando están con alguien. A partir de esas dos líneas iba decidiendo en cada momento que cara mostrar, era un trabajo interesante.

Rodrigo, ¿cuáles son los beneficios y los inconvenientes de rodar un film como éste, alejado de los modelos de financiación tradicionales, apoyado en el crowdfunding y formando parte de algún modo del llamado cine low cost?

R.S. Los inconvenientes son los que todo el mundo se puede imaginar: mucha lucha, mucha pelea, tardar mucho tiempo en muchas cosas. Supongo que en algunos momentos no sentirse muy respaldado, sentirse fuera de sitio y sentir que estas haciendo una cosa que no sabes hacia dónde va, esa incertidumbre que al principio parece no habernos asustado mucho pero que es cierto que la hay. Vale, estás haciendo una peli pero es que a lo mejor no la ve nadie o no llega nunca a acabarse. Estamos acostumbrados, no lo hemos vivido muy mal, lo hemos hecho con mucha ilusión y mucha alegría y no hemos estado apesumbrados pero es obvio que son inconvenientes. Beneficios… pues como de momento nos está saliendo todo bastante bien nos han pesado más los beneficios que los inconvenientes. Hemos hecho la peli que hemos querido y eso es impagable a día de hoy, para nosotros está siendo muy bonito. Además, hemos tenido suerte en el rodaje, no se ha caído ningún día, eran sólo 12 días y no salió nada mal. La recepción que está teniendo la película en cuánto a público y crítica está siendo bastante buena, además. Nos ha venido muy bien trabajar con amigos, todo el equipo técnico si no éramos muy amigos éramos conocidos o nos llevábamos muy bien, al igual que con los dos protagonistas. Hemos tenido un rodaje muy familiar y eso en una película "estándar" es imposible que ocurra.

La película triunfó en Málaga, ahora se acercan los Goya y Stockholm parece tener posibilidades tangibles, ¿qué importancia le dais a estos reconocimientos y como veis la trayectoria comercial y el futuro de Stockholm?

R.S. La trayectoria comercial… iba a decir que mal porque todo va mal. No está bien decirlo pero no te puedo mentir, se va a estrenar que ya es como un Goya para nosotros porque era inimaginable. Estrenamos el 8 de noviembre en salas, eso ya es la hostia. ¿Qué vaya gente a verla? Espero que la mayor posible pero viendo las recaudaciones y la taquilla actual es difícil. En cuanto a los Goya, es otra historia… hay muchas pelis, a saber, no me lo quiero ni imaginar.

¿Cómo veis la situación del cine español actual, ya no sólo en temas político-económicos sino también en temas de calidad y cambios?

R.S. Buena pregunta esa. Pues el ministro Montoro….[risas]. A ver, decir lo que todo el mundo sabe y dice me parece reiterativo. Estamos en una situación muy difícil, esto tiene que explotar, tiene que cambiar en alguna medida. No sé quién será o cómo será la tecla que se toque para que esto cambie, pero esto no puede seguir así. No sé hacia dónde va a ir, si hacia algo positivo o negativo, hay una industria que intenta sobrevivir y se la están cargando constantemente desde arriba. En cuanto a los cambios del cine, pues debido a la crisis se supone que se agudiza el ingenio. La industria del cine español está dividida en dos, los que hacen películas siempre y los que intentamos hacerlas, y en ambos casos hay de todo, hay películas buenas y películas malas aunque es muy subjetivo.

¿A qué crees que se debe esta creciente tendencia, presente en la cinta, del cine español de crear atmósferas frías, tensas, sobrias pero a la vez muy elegantes, cuidadas y preciosistas y alejadas de los universos sobrecargados y estrambóticos a lo que estábamos acostumbrados?

R.S. En general, el cine español cualitativamente se está mejorando. Hemos hecho una película bastante cuidada y sobre todo para la poca pasta que había. Yo veo en ciertos ejemplos que, gracias a Dios y lógicamente, las producciones españolas cada vez están más cuidadas, luego hay historias que pueden ser mejores o peores. Lo veo lógico porque aunque estamos llegando tarde, estamos llegando y además te influye el cine que estás viendo y hacer una peli cuidada llega más al espectador por lo que es necesario. Nos veíamos obligado a hacerlo, a estas alturas en el año 2013 si ves una película que no está cuidada estéticamente me parece imperdonable.

Estamos en un momento muy violento y nuestra historia lo refleja incluso sin hablar de política o de la situación social. Las películas están reflejando esta violencia ya sea como en en nuestra película, más fría o contenida o como en otras cintas que muestran otras violencias más tangibles.

Podemos sacar muchas conclusiones acerca de lo que cuenta Stockholm, pero vosotros como equipo involucrado directamente, ¿qué queríais contar?

J. P. Una de las intenciones es contar, en parte, como se relaciona hoy en día la gente y especialmente la juventud. Sobre todo, lo rápido que queremos las cosas sin pensar en las consecuencias que tienen nuestros actos y nuestros hechos. Nosotros queremos algo y hacemos lo que sea para conseguirlo sin ver lo que provocas en el que tienes enfrente. Habla de cómo nos relacionamos, todo va muy rápido, sálvese quien pueda… yo creo que es una crítica.

R.S. No sé si critica, quizá sea más una reflexión. A mí no me gusta que seamos así, somos una generación , de los 20 a los 40 años, que hemos salido así, nos lo ha enseñado así, es lo que hemos vivido y lo que nos dicen los medios, la publicidad, que si quieres algo cógelo, y da igual lo que ocurra. Somos una generación del ahora, todo lo conseguimos ahora, mandando un mensaje o vía internet y es todo un placer inmediato, estamos acostumbrados a conseguirlo. Cuando vas haciendo la película te das cuenta de lo que estás hablando, y creo que queremos hablar de cómo nos relacionamos, de cómo están cambiando las cosas y dentro de que somos hombres y mujeres y seguimos siendo historias de amor de cómo hay un cierto cambio en cómo nos queremos y relacionamos.

¿Cuáles son vuestros próximos proyectos?

J.P. Yo ahora estreno tres películas: Stockholm, Anochece en la India y Serie Z y estoy con una función de teatro Perversiones sexuales en Manhattan.

R.P. Mi productora y yo, Caballo Films, terminar Stockholm, somos tan pequeñitos que esto nos quita todo el tiempo. Y, pensar en lo siguiente, lo que surja, a mí me encantaría seguir haciendo películas pero imagínate como está la cosa. Ver cómo crece Stockholm sobre todo, tenemos proyectos pero nada seguro.
Desde La Llave Azul damos las gracias a Rodrigo Sorogoyen, Javier Pereira por su trato y a Festival Films por concedernos la entrevista. 

No os perdáis Stockholm a partir del próximo viernes día 8 en cines. Os dejamos a continuación su tráiler para que vayáis abriendo boca:



redactor jefe de La Llave Azul | Santander

redactora enviada a la 58 Seminci | Valladolid


1 comentarios:

  1. Jesús y Bea son tan bonitos.. como esta peli.


    Dae! :P

    ResponderEliminar